Morcillas con agujas en Cabo Huertas

03-03-15


Ayer tarde, poco antes de comenzar la difusión, nos llegaba un caso escalofriante que seguramente muchos ya habréis oído.
Jazz, un beagle, era intervenido de máxima urgencia tras haber comido unas morcillas en Cala Cantalar (Cabo Huertas, Alicante) con agujas en su interior. 
Jazz ha podido sobrevivir de milagro tras extraerle 11 de estos objetos.
 
Su dueño se puso en contacto con nosotros y esta misma mañana hemos estado buscando con él más "cebos" de este tipo así como colocando carteles de aviso a todo el mundo para extremar precauciones.

Además hemos dejado datos de contacto por si alguien encuentra de nuevo cualquier cosa sospechosa o tenga información que aportar.
Ya hemos recibido los primeros mensajes y llamadas haciendo referencia a otros enveninamientos y cebos como alimentos con objetos punzantes y mataratas.
Recuerda que todas estas "prácticas" son un delito ya no sólo contra los animales, sino contra la salud pública. Ponte en contacto con nosotros o con el Sepona.