Especial Halloween: Historia y supersticiones sobre los gatos negros

23-10-13

 

Con el paso de los siglos los gatos negros han sido demonizados debido a las historias de brujas y brujería. Dependiendo de la época y el lugar donde se originó la superstición, los gatos negros eran emisarios de la buena suerte, mala suerte o representaban la reencarnación animal de las brujas.

Aunque por fortuna, existen ya contadas personas supersticiosas, en estas fechas, los albergues y refugios tenemos mayor cuidado que el resto del año con la adopción de los gatos negros debido a la fiesta de Halloween, que ha traído consigo un repunte a su maltrato. Son buscados para diversos e indignos fines en el acompañamiento de ciertas acciones o celebraciones.
 
 

 

HISTÓRICAMENTE PERSEGUIDOS
No siempre fueron símbolo de mala suerte.
En Egipto se los consideraba animales sagrados ya que estaban relacionados con el culto a la diosa Bastet.

 

En la Inglaterra victoriana se consideraba que si unos novios recién casados se encontraban con un gato negro, esto simbolizaba prosperidad en el matrimonio.
 
Y los marineros creían que tener un gato a bordo les traería buena suerte. Más aún sus mujeres solían tener uno en casa, ya que esto parecía "asegurar" que sus maridos volverían sanos y salvos a sus casas después de la travesía.
 
El problema de los gatos con los humanos parte de la consideración del felino por la iglesia católica como la "forma metamórfica" de las brujas y la reencarnación del propio diablo. Fue en 1233 cuando el Papa Gregorio IX declaró al gato negro la reencarnación de Satanás y el mensajero de las brujas,  a partir de aquel momento de exterminio alcanzó cotas de barbarie llegando incluso a desechar el método de lanzarlos desde lugares altos debido a la "diabólica" capacidad de los felinos para caer de pie y salvarse de una muerte que sus verdugos creían segura.
 
También se les culpaba a los fenómenos ambientales que afectaban a las cosechas y en la caza de brujas del siglo  XV que se llevó a cabo en toda Europa en un esfuerzo por acabar con las religiones paganas, muchas personas tenían la creencia de que todas las brujas tenían criaturas pequeñas como ranas, pájaros, serpientes y en ocasiones gatos negros. El folklore sostuvo que las brujas utilizaban el poder de estas criaturas para lanzar hechizos malignos y ambos se condenaban a muerte.
 
Pero esta salvaje acción tuvo represalias. Ante la casi extinción de los gatos, un nuevo enemigo se manifestó: la peste, enfermedad transmitida por la picadura de las pulgas a las personas que previamente habían picado a roedores infectados, roedores… que antes mantenían a raya los gatos. Aquella plaga fue considerada una de las más terroríficas que ha padecido la humanidad, ya que duró 400 años.
 
 

 

SUPERSTICIONES

Unidas a las pasadas creencias medievales, el gato negro ha sido protagonista de otras muchas supersticiones universalmente extendidas que querían explicar lo inexplicable utilizando al felino como cabeza de turco: desde que da mala suerte si se cruza de derecha a izquierda en el camino de una persona, hasta que es el representante del mal de ojo, o que soñar con él es signo de mal agüero, que si le pisamos la cola a uno nos quedaremos solteros de por vida y hasta que si se nos pasa por delante una noche de luna llena, sufriremos una grave enfermedad… Eso sin olvidarnos de que “hay que mantenerles lejos de los bebés porque les sorben el aliento y con ello, la vida”.

 

 

¿Quién no ha pensado alguna vez después de ver un gato negro conllevaría un presagio de mal augurio? Pero esto depende de que parte del mundo te encuentres, e incluso dentro de los diferentes países existen creencias y supersticiones relativas a los felinos negros.

 

 

 

 

  • En Italia, muchas personas tienen la superstición de que si un felino manchado de tinta se acuesta en la cama de una persona enferma, la muerte estará cerca.
  • Si una persona vive en los Estados Unidos o Europa entonces los gatos negros que puedan pasar frente a ti significa presagio de la mala suerte.
  • Sin embargo, si una persona vive en el Reino Unido o en Japón, los gatos negros son presagios de la buena fortuna
  • En Alemania los gatos negros que se cruzan en el camino de una persona de derecha a izquierda, representa un mal presagio. Sin embargo, de izquierda a derecha el gato está otorgando tiempos favorables para la persona.
  • En China hay los que creen que los gatos negros son presagios de la hambruna y la pobreza.
  • Agricultores letones, que encuentran gatitos negros en el silo significa que habrá buenas cosechas. Ellos creen que estos felinos son el espíritu de Rungis, el dios de las cosechas.
  • En Escocia, la gente cree que si un gato negro se sienta en el porche de su casa es un signo de riqueza y felicidad.

 

Muchas personas alrededor del mundo creen que existe un solo pelo blanco en los gatos negros. Tirar de ese pelo sin hacer ningún daño al animal se dice que la persona tendrá un matrimonio largo, feliz y próspero.

 

 
 
Cualesquiera que sean las supersticiones locales sobre los gatos negros, la mayoría de los dueños de gatos se consideran afortunados y bendecidos. 
 
Y en realidad es una bendición poseer un gato, negro o no.